Mi vida 1.0 #statement

No se si más feliz o no pero si la paz es la felicidad podría decir que estoy mucho muy feliz con mi vida 1.0, más al estilo Marc Anthony menos al estilo  Mark Zuckerberg. Sin el libro de las caras, viviendo la vida real llena de risas, bailes, sabores, empatía, vivir, vivir, la ra la ra la. Si bien no he leído completo el último libro de Arianna Huffington,  empatizo con el título pues he prosperado y por más que mi amigo de la ciudad de las Ramblas me diga que porque desaparecí de la vida 2.0 hoy estoy en paz con mi vida simple. Mi vida 1.0

Tolerancia en la tercera guerra mundial: La virtual

Hasta que punto la cooperación internacional deja ser cooperación para convertirse en obstrucción, alienación de bloques homofóbicos comunistas, socialistas, republicanos. En que punto la tolerancia es intolerable, exasperante y las reacciones psicosomáticas mundiales son prostitución de masas, mercadotecnia política televisiva. En que punto el cine deja de ser arte y es manipulación, es teatro o es guión. Shakespeare en su personaje Hamlet me contestaría ser o no ser yo al tenerlo frente le diría en un inglés no inglés pero si mexico-americano con mi acento bien marcado: To stay or not to stay? Leave. Cuando parar esta pluma de escribir para empezar a comunicar y dejar de ser solo bits para ser mensaje. No debería haber color blanco ni negro, solo gris. El gris debería ser el señor color, las nubes deberían ser grises no blancas. Es la medidad perfecta de las dos tintas extremas. No más ni menos. convivencia, medida justa. Dar es dar dice la canción de fondo de mi Fito Paez. Ojo crítico para ver todos los lados y dicernir.